Acuerdos y Hechos de Paz Noticias y artículos

Por el sí a los acuerdos de paz

Mar 31, 2016 Indepaz

Por: Jorge Castellanos Pulido

Es hora de defender los acuerdos para poner fin al conflicto armado. Por la complejidad de la crisis de todo orden, el país necesita una nueva apertura política para profundizar la democracia y consolidar un Estado democrático y en paz.

Es evidente que la campaña contra los diálogos de paz por parte de sectores políticos reconocidos tienen intereses y beneficios particulares muy poderosos a costa de condenar al país a una eterna guerra fratricida, sin considerar el dolor y la muerte de miles de personas, especialmente familias y jóvenes humildes que sufren y son llevados a la confrontación armada por los distintos actores armados.

La guerra muestra resultados de tragedia humanitaria con millones de víctimas y pérdidas sociales y económicas incalculables. Esta guerra nos condena al atraso y a la violencia cotidiana, debe terminar. La guerra tuvo funestos resultados para la democracia, nos llenó de millones de víctimas y frustraciones.

El costo ha sido demasiado alto para el país. Ese camino no lo quiere la mayoría de colombianos.

Preocupa la estrategia opositora y sus mensajes públicos de rechazo a los diálogos de paz, que se niegan a reconocer la realidad de un país que no quiere más guerra, que desea transitar un camino de entendimiento político sin la amenaza de las armas.

La renovación política para un país en paz empieza a reconocerse en la defensa de los diálogos, hacer visible su voz, sus iniciativas regionales, asunto que llama una interlocución con las instituciones regionales en perspectiva de la conformación del consejo departamental de paz, en mora de constituirse.

Desde luego, el respaldo a los diálogos de paz no significa un respaldo ciego a las políticas sociales y económicas del gobierno del presidente santos.

La ciudadanía parte del principio que la paz es un derecho y un anhelo para todos los colombianos sin distingo; y una condición de libertad para construir una sociedad diversa, moderna y democrática con diferentes opciones políticas legales.

Columna publicada en el periódico Vanguardia Liberal, Bucaramanga, jueves 31 de marzo de 2016.