Actualidad

Después del grito por el liderazgo social ¿Qué?

Contundente. Así podría resumirse la calidad del mensaje de la sociedad colombiana y de muchas personas alrededor del mundo frente al asesinato sistemático, progresivo e impune, del liderazgo social. Al finalizar la marcha, regresamos a casa convencidos de haber hecho parte de una de las más grandes expresiones de la sociedad civil en los últimos años.

La presencia del Estado generó debates y reacciones, tanto entre los convocantes como entre los asistentes como en las redes sociales. Es cierto que el Estado terminó “acorralado”, para decirlo de alguna manera, por el clamor social e intentó, en vano, tratar de reducir la responsabilidad de esa larga cadena de crímenes a grupos ilegales y agendas del narcotráfico. El país sabe que eso no es cierto y por eso un sector manifestó su indignación del oportunismo estatal, desde antes de la marcha.

Leer columna completa aquí