Actualidad Conflicto, Paz y DDHH Procesos de Paz

CEREMONIA ARHUACA DEL FIN DE LA GUERRA

Sep 18, 2016 Camilo Gonzalez Posso

Ceremonia arhuaca de cierre de la guerra

Mientras en Nueva York el presidente de la República intervenía en Naciones Unidas para anunciar la firma del acuerdo final de la guerra en Colombia y en el Yarí se iniciaba la conferencia final de las FARC, en la Sierra Nevada de Santa Marta se reunÍan mamos y autoridades arhuacas para hacer una ceremonia espiritual que llamaron el “cierre de la guerra”. Al comenzar el evento uno de los mamos indicó que se congregaban allí para hacer el pagamento por la paz, “la siembra de la semilla de una Colombia que camine sin armas ni guerra”.

En un kaduko o sitio destinado a la realización de “conexiones” trascendentales, llegaron familias arhuacas desde varias zonas cercanas a Ilkarwa, un poblado localizado a media hora de Valledupar. Allí esperaron a los invitados del gobierno y de promotores del voto Sí en el plebiscito del 2 de octubre.

El Presidente de la República y la Canciller María Angela Holguín saludaron la ceremonia pero estaban rumbo a la asamblea de las Naciones Unidades. Los que si llegaron fueron los otros invitados entre los cuales estuvo la actriz Alejandra Borrero y su colega de la Casa Emsamble Katrin Ferler, el ambientalista Gustavo Wilches, la antropóloga Ester Sanchez, los vallenatos Jaime Palmera y Josefina Castro. También concurrió el grupo de Indepaz, su Presidente Camilo González y las colaboradoras Joana Barney y Diana Valenzuela.

El mensaje de los mamos llamó a ordenar el pensamiento en este momento tan especial para Colombia: “es necesario sanar y armonizar el pasado para que se pueda pensar en el futuro de la paz”. “Que cada persona piense la paz desde el corazón” pidieron los mamos invocando a abordar el futuro con más actos que palabras, reemplazando definitivamente el ruido de las balas por el dialogo para resolver los problemas.

En este pagamento por la paz los arhuacos advirtieron sobre los grandes retos y riesgos del futuro inmediato. “A nombre de la paz hablan muchos con diversos intereses”, “No faltan los que entienden la paz sólo para su beneficio y dejando de lado a los más pobres, a la gente del campo”.

En ceremonias y encuentros como este el pueblo Arhuaco reitera que nunca hablará el lenguaje de la guerra, que su apoyo al Sí a la Paz es también una alerta para defender hacia adelante sus derechos, sus territorios ancestrales y su papel de protectores de la madre naturaleza, cuidando que los compromisos sean cumplidos para que no se repita la larga historia de incumplimientos.

Toda una comunidad acogió este ritual del cierre de la guerra encabezada por niños y niñas que con los brazos en alto coreaban, cantaban SÍ a la Paz!!!